¿Había gigantes en la tierra?

Nos escribe un amigo oyente para consultarnos nuestra opinión respecto a un tema que está teniendo bastante repercusión en ciertos ámbitos. Se dice que en el Antiguo Testamento, en Génesis, cuando se habla de que “había gigantes en la tierra” la palabra para gigantes en el original Hebreo, es nefilim, la cual quiere decir: los que cayeron del cielo, o algo similar. Con esto se lanzan a formular todo una teoría por demás fantasiosa sobre los Anunakis y los Elohim. Me gustaría que me dijeran si realmente existe esta palabra nefilim en la Biblia y tal vez puedan aconsejarme sobre como predicar a una persona que está confundida sobre este tema.

Gracias por su consulta amable oyente. El texto al cual hace referencia su consulta se encuentra en Génesis 6:4 donde dice: Había gigantes en la tierra en aquellos días,  y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres,  y les engendraron hijos.  Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.

Según la concordancia exhaustiva de la Biblia del autor Strong, la palabra hebrea que se ha traducido como “gigantes” en este texto es la palabra “nefiil” o “nefil”, la cual proviene de la raíz “nawfal” que también es raíz del verbo “caer”, de allí que la palabra “gigantes” se asocie con algo relacionado a caer. Se dice por tanto que Gigantes significa: Los que caen sobre otros, debido a que por su elevada estatura y enorme volumen, estos hombres gigantes tenían mucha fortaleza. Esta palabra que se ha traducido como gigantes, aparece en dos textos únicamente, en el ya citado, es decir Génesis 6:4 y también en Números 13:33. Esto es todo lo que se puede decir acerca de esta palabra. Cualquier cosa más allá de esto no es sino pura especulación carente en absoluto de todo respaldo bíblico, como esto de que la palabra gigantes significa los que cayeron del cielo. Usted tiene mucha razón al afirmar que alrededor de esta palabra se han tejido cantidad de fábulas cada cual más imaginativa que otra, como esto de los Anunakis y los Elohim. Los Anunakis se supone que son dioses paganos de Mesopotamia. En la cosmogonía sumeria se asume que son los hijos de An o Anu y que son cincuenta, los cuales tienen el control sobre el destino de los mortales. Por otro lado, Elohim es uno de los nombres primarios para Dios en la Biblia y denota simplemente: absoluto poder, por esto la palabra elohim se usaba también para referirse a personas poderosas bien sea por su oficio, o por su capacidad económica o por su fortaleza física. ¿Cómo hablar con una persona que está confundida con algo relacionado a los gigantes y piensa que son seres extraterrestres o algo por el estilo? Pues la única manera es dar a conocer que todo lo que debemos creer se debe sustentar en la Biblia. Si la Biblia no lo declara, o algo no se puede comprobar bíblicamente, me refiero a los asuntos espirituales, debe ser rechazado.

La segunda consulta de hoy nos llega desde Ciudad de Guatemala y dice así: ¿A qué se refería Jesús en Mateo 25:30 cuando dijo que un grupo sería lanzado a las tinieblas de afuera, donde será el lloro y el crujir de dientes? ¿Se refería al infierno o a un lugar temporal de castigo diferente al infierno?

Gracias por su consulta amable oyente. Son varias las veces que en el Nuevo Testamento aparece la expresión: tinieblas de afuera, donde será el lloro y el crujir de dientes. En cada una de esas ocasiones describe simplemente el castigo que espera a todo aquel que rechaza la oferta de salvación en el Señor Jesucristo, no se refiere específicamente al lugar de tormento en fuego, que en Lucas 16:23 se identifica como el Hades, tampoco se refiere específicamente al destino eterno de los incrédulos, que en Apocalipsis 20:15 se identifica como el lago de fuego. Ambos lugares, tanto el Hades como el lago de fuego, se describen como las tinieblas de afuera, esto significa lo más distante de la luz, o lo más separado de la luz, o donde la luz está ausente. Son lugares donde habrá lloro y crujir de dientes. Lloro es el resultado del dolor indescriptible. Crujir de dientes es el resultado del irremisible tormento.

La tercera consulta para el programa de hoy, nos llega por medio de Internet y dice así: ¿Por qué la Biblia llama fornicación a las relaciones sexuales pre-matrimoniales, si los dos están seguros que van a casarse y que no están jugando solamente?

La palabra fornicación en su sentido literal, simplemente significa una relación sexual ilícita. En su sentido metafórico significa la asociación de la idolatría pagana con doctrinas de la fe cristiana. Por ahora nos interesa el significado del sentido literal. Sobre esto podemos decir que fornicación, siendo que denota una relación sexual ilícita, incluye todo uso del sexo fuera del marco establecido por Dios, el cual es entre un hombre y una mujer, quienes previamente se han casado. Dentro de la fornicación está el adulterio, el sexo pre-matrimonial, las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, las relaciones sexuales con animales, la pornografía, las relaciones sexuales en grupo y tantas otras aberraciones sexuales que van apareciendo a medida que avanza el tiempo. Usted desea que yo le muestre que el matrimonio es el único marco para las relaciones sexuales entre un hombre y una mujer, pues bien. ¿Qué le parece esto que se encuentra en 1 Corintios 7:1-2? La Biblia dice: En cuanto a las cosas de que me escribisteis,  bueno le sería al hombre no tocar mujer;  pero a causa de las fornicaciones,  cada uno tenga su propia mujer,  y cada una tenga su propio marido.

Pablo era del pensar que para hacerse la vida más fácil y así poder dedicarse mejor al servicio al Señor, sería mejor que el hombre se quede soltero. Sin embargo más adelante en el pasaje bíblico él mismo va a decir que no todos los hombres están capacitados para esto, sino solamente aquellos a quienes Dios mismo les ha concedido el poder o la capacidad para refrenar sus impulsos sexuales y vivir sin una esposa. Por eso Pablo dijo: Pues mejor es casarse que estarse quemando. Así que Pablo dice: Bueno le sería al hombre no tocar mujer, sin embargo, para no caer en la fornicación, lo cual en este caso contempla la relación sexual pre-matrimonial, es aconsejable que cada hombre tenga su propia mujer o esposa y que cada mujer tenga su propio marido o esposo. Uno no tiene que ser sabio para reconocer entonces que la única manera que un hombre puede tener relaciones sexuales con una mujer es cuando se casa con esa mujer, no antes, aunque se amen, aunque estén seguros que van a casarse. Por eso es que con autoridad bíblica puedo afirmar que el matrimonio es el único marco legítimo para que un hombre y una mujer puedan disfrutar de las relaciones sexuales. Me preocupa un poco esa idea que no solamente veo en usted, sino en muchos en el sentido que si los novios están seguros que van a casarse, entonces no hay problema con tener relaciones sexuales pre matrimoniales. Observe lo que dice la Biblia sobre la brevedad de la vida del hombre. Leo en Santiago 4:13-16. La Biblia dice: ¡Vamos ahora!  los que decís:  Hoy y mañana iremos a tal ciudad,  y estaremos allá un año,  y traficaremos,  y ganaremos;  cuando no sabéis lo que será mañana.  Porque  ¿qué es vuestra vida?  Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo,  y luego se desvanece.  En lugar de lo cual deberíais decir:  Si el Señor quiere,  viviremos y haremos esto o aquello.  Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias.  Toda jactancia semejante es mala;

La vida del hombre es neblina, se aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. ¿Cómo sabe que usted va a estar vivo para la boda? No quiero ser fatalista, pero así es. ¿Cómo sabe que su novia va a estar viva hasta la boda? ¿Y si uno de los dos muere antes de la boda? El que quede vivo o viva tendrá que vivir el resto de sus días con la conciencia sucia de haber tomado un cuerpo que no llegó a ser suyo porque jamás hubo matrimonio. ¿Ve el problema? Por eso es mejor ir por lo seguro, es decir esperar hasta la boda para tener relaciones sexuales. Aunque usted no lo ha dicho, hay otros que piensan que con tal de amarse es suficiente razón para tener relaciones sexuales pre-matrimoniales, pero no es así. El amor es necesario, pero no es suficiente. Además de amor se necesita compromiso. El compromiso se realiza cuando los dos hacen lo que deben hacer para casarse. Es la manera de decir: Yo me comprometo ante Dios y ante los testigos a amarte, cuidarte, proveerte, serte fiel y todo lo demás hasta que la muerte me separe. Si no hay este compromiso, cualquiera de los dos puede dar por terminada la relación y simplemente desaparecer del escenario, defraudando a la otra parte. De modo que no es cuestión de que te yo te amo, tú me amas y nos vamos a la cama. ¿Ve? Hasta me salió con rima. El amor va de la mano con el compromiso. Sólo así se puede disfrutar de las delicias del sexo, porque el sexo no ha sido dado al ser humano con la única finalidad de procreación, sino también con la finalidad de comunión y placer.