La astrología y el horóscopo son algo satánico

La consulta de hoy es de una amiga oyente a quien le gusta mucho la astrología y no puede vivir sin el horóscopo. Pero alguien le ha dicho que todo eso es satánico. Nos consulta si en realidad la astrología y el horóscopo son algo satánico.

Antes de responder a la consulta es necesario tener al menos una noción de lo que es la astrología.

Voy a citar lo que sobre la astrología y el horóscopo aparece en el libro titulado: Demonios, Brujería y Ocultismo, escrito por Josh McDowell y Don Stewart.

Sobre la astrología, dice que se trata de una práctica muy antigua que parte de una premisa según la cual la posición de las estrellas y los planetas tiene una influencia directa sobre las personas y los acontecimientos. Supuestamente, el esquema de la vida de una persona puede determinarse de antemano si se conoce la posición de las estrellas y los planetas en el momento del nacimiento de dicha persona. Hasta aquí la cita de este autor.

La premisa de que las estrellas y los planetas tienen influencia directa en el destino de los hombres no tiene fundamento científico alguno, peor bíblico. Por tanto se trata de algo empírico. Para creer en la astrología entonces se necesita de mucha fe. El objeto de la fe en este caso es una premisa empírica sin ningún sustento ni científico ni bíblico.

El problema más grave del que cree en la astrología es que su fe está puesta en algo vacío, en algo hueco, y peor todavía, en algo condenado por la palabra de Dios. Note lo que dice la palabra de Dios con respecto a la astrología, en Jeremías 10:2: “Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las naciones, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman”

Las naciones y pueblos impíos, andan por el camino de la astrología. Ven a la astrología como una especie de dios con d minúscula que determina el destino de las personas. No hacen nada sin antes consultar a las estrellas y a los planetas. Pero Dios con d mayúscula ordena a los que somos suyos que no debemos tener temor de las señales del cielo. Esto significa que no debemos dar a los astros la elevada importancia que le dan los astrólogos y los que creen en la astrología, al punto de pensar que su posición en el firmamento tiene que ver con el destino de las personas.

El texto dice que las naciones que no conocen a Dios tienen la práctica de recurrir a la astrología para saber lo que deben hacer. Esto sucedía en el pasado y también sucede en el presente. Presidentes de naciones poderosas de hoy en día tienen entre sus consejeros a renombrados astrólogos. Las decisiones de estado, en algunos países, deben ser evaluadas por los astrólogos antes de ser puestas en práctica. Pobre nuestro mundo, con razón que estamos como estamos. Con razón que las decisiones que toman muchos gobernantes agravan los problemas en vez de solucionarlos. Esta es la costumbre de la gente pagana.

Pero hablando a los creyentes, la Biblia dice: No anden Ustedes por esos caminos. En otras palabras si Usted tiene temor y respeto a Dios, más específicamente, si Usted, amiga oyente es una hija de Dios, es necesario que hoy mismo abandone cualquier contacto con la astrología. Queme todos los libros y revistas que tengan algo que ver con la astrología. No los regale, no los tire a la basura, porque es posible que quien llegue a tenerlos se haga un gran daño a sí mismo. Mejor haga una buena hoguera con todo ese material. Queme la colección de horóscopos que seguramente tiene guardados en algún lado. Anule todas las suscripciones a los horóscopos. Borre de su agenda todos los números telefónicos o direcciones de sus astrólogos favoritos.

Sobre todo, pida a Dios que le permita desarrollar un rechazo natural al aparentemente inocente horóscopo. El horóscopo no es un juego, no es un pasatiempo. No olvide que el horóscopo es el hijo indeseado de la astrología.

Quiera Dios que a Usted le pase lo que me pasa a mí y también a muchos otros creyentes. Cuando me encuentro con el horóscopo en los periódicos o cuando estoy leyendo una revista y al virar la página me encuentro cara a cara con el horóscopo, se me eriza el cabello, se me pone la carne como de gallina, hasta me provoca náusea. Es mi rechazo natural a algo que yo sé que es contrario a la voluntad de Dios.

Pero su consulta también tenía que ver con la vinculación que podría existir entre la astrología y el horóscopo y Satanás y sus demonios. Con respecto a esto, es necesario señalar que toda actividad contraria a la voluntad de Dios está en último término orquestada por Satanás y sus demonios.

El mismo nombre Satanás significa adversario. Satanás es quien motiva e impulsa la astrología, porque Satanás sabe que la astrología es condenada por Dios. ¿Qué logra Satanás arrastrando a la humanidad hacia confiar en la astrología y el horóscopo?

Pues mucho. Satanás es astuto por naturaleza. Cuando Satanás atrapa a una persona para que confíe en el horóscopo, habrá logrado una gran victoria. Esa persona dejará de confiar en Dios y pasará a confiar en la astrología. Al salir de su casa, esta persona ya no pondrá su mirada en Dios esperando de él la guía, la protección y la provisión. Esta persona buscará el horóscopo para que le diga como va a ser su día.

Si el horóscopo le dice que va a tener un buen día, esta persona saldrá de su casa con una mente positiva, pero si el horóscopo le dice que va tener un mal día, esta persona saldrá de su casa deprimida, a la defensiva, esperando que pase lo peor. ¿Ve Usted el asunto? El dios con d minúscula llamado horóscopo ha sustituido al verdadero Dios con D mayúscula. Una gran victoria para Satanás. Mientras más aleje de Dios a las personas, mejor para Satanás. La gente que confía en el horóscopo pide con vehemencia tener a los astros a su favor. Olvida de Dios y pide que los astros desempeñen el papel de Dios.

Por esto la astrología y el popular horóscopo están íntimamente relacionados con Satanás y sus demonios. Bien harían las personas en someterse a la palabra de Dios y desterrar la astrología y el horóscopo de sus vidas. No se puede ser un buen cristiano y a la vez un fanático del horóscopo. Lo uno o lo otro. Si confía en el horóscopo no diga que es cristiano. Si dice que es cristiano, no confíe en el horóscopo.

Termino con esta historia real que ilustra lo absurdo de confiar en el horóscopo. El horóscopo dijo a un hombre que tendría un buen día. Sin embargo, este hombre se rompió la pierna en un accidente de trabajo justo ese día. Desilusionado llamó por teléfono al astrólogo que le dio el horóscopo y se quejó de que el horóscopo había fallado. El astrólogo le dijo: No, señor, el horóscopo no falló, Usted en realidad tuvo un buen día, porque si no hubiera tenido un buen día, en lugar de romperse la pierna se habría roto la columna. Así que, agradezca lo que el horóscopo le dijo. Más fácil es curarse de una pierda rota que de una columna rota.

¿Qué le parece? Los horóscopos no son de confiar definitivamente.

 

Load More...