¿Qué son los góticos? ¿Cuál es su origen?

La primera consulta de hoy es de un amigo oyente de Chile. Dice así: Hola, quiero felicitarles por su sitio en Internet. Es muy bueno. El motivo de este correo es para lo siguiente: En mi país, no sé si en otros también, ha entrado fuertemente la moda o cultura gótica, los chicos visten ropa negra, se pintan la cara blanca, escuchan cierto tipo de música y otras cosas más. Mi consulta es: ¿Qué son los góticos? ¿Cuál es su origen? ¿Cuál es su pensamiento, sus principios, sus postulados? ¿Puede un creyente ser parte de esta cultura? Muchas gracias. Espero su respuesta.

Con mucho gusto amable oyente. Debo admitir que aunque había oído al paso acerca de este asunto, jamás me detuve a investigar de qué se trata. Así que, su consulta me ha motivado a investigar acerca de este tema con algo de detalle. Lo gótico, como un movimiento moderno, empezó desde que se impuso la música Rock y Punk. En otras palabras la cultura gótica empezó como una subcultura del Rock Y Punk. Se caracterizaba por la vestimenta negra y roja, al igual que el maquillaje, con lo cual se quiere mostrar como si la persona estuviera muerta. Esta cultura empezó mas o menos en los 80 en Londres. Allí había un club nocturno que se llamaba “Baal ave” Cueva del Vampiro. Luego de empezar a tomar algo de fama se extendió hasta EEUU y se hizo muy, pero muy popular en California. Luego de este “impacto” empezaron a salir películas referentes a esta cultura. Al igual que casi todas las culturas la gótica tiene su música

Los góticos suelen usar mucho cruces cristianas, símbolos Egipcios (especialmente la cruz que tiene como un ojito se llama Ankh). Estos símbolos representan sus “religiones” o más bien su forma de pensar, otros los usan en forma sarcástica.

Uno de los seguidores de esta cultura ha dicho lo siguiente acerca de los góticos: *Son depresivos o al menos la mayor parte del tiempo.
*Violentos
*Suicidas
*Se meten en drogas
*Vampiros o se creen vampiros
*Sado-Masoquistas
*Satánicos
*Les gusta la tecnología
*Usan vestimenta negra, blanca, plateada o roja
*Se pintan el cabello.

La letra de una canción resume la actitud de muchos góticos. Dice así: Uso negro en el exterior porque negro es lo que siento en mi interior, y si parezco un poco extraño es porque lo soy.

Siendo así, amable oyente, un verdadero creyente no debería involucrarse en esta cultura por diversas razones. Primero por los orígenes de esta cultura, los cuales están relacionados con un estilo de música que de ninguna manera puede glorificar a Dios. Segundo, por el testimonio de los que iniciaron esta subcultura. Sus estilos de vida demostraron que no tenían ningún temor de Dios. Tercero, por su obsesión con la muerte, con lo oculto, con las tinieblas. Los creyentes somos hijos de luz y debemos ocuparnos en cosas que traigan honra y gloria al Señor Jesucristo. Cuarto, por su interés en Satanás, en los vampiros, en los símbolos satánicos. Los creyentes no debemos participar en las obras de las tinieblas sino más bien reprenderlas. Efesios 5:11 dice: Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas,  sino más bien reprendedlas;

Cuarto, por la inclinación de esta cultura al uso de las drogas. El cuerpo del creyente es templo del Espíritu Santo y no debería ser contaminado con sustancias químicas que alteran su normal equilibrio. Quinto, por la marcada tendencia a la depresión. Los creyentes tenemos sobradas razones para vivir gozosos, a pesar de las pruebas que podamos enfrentar. No sería apropiado que un creyente manifieste una imagen de derrota, depresión, angustia. Por estas razones mi consejo es que un verdadero creyente se abstenga de formar parte de la cultura gótica moderna.

La segunda consulta dice así: ¿Se puede usar el diezmo para dar a personas necesitadas o se debe entregar en su totalidad a la iglesia local donde uno asiste?

Veamos qué es lo que el Nuevo Testamento enseña con respecto a la ofrenda. Tomemos como punto de partida lo que encontramos en 1 Corintios 16:2 donde leemos lo siguiente:

“Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.”

Vemos en este texto bíblico que esto de ofrendar no es algo que se puede manejar ligeramente. El ofrendar es un asunto serio que demanda preparación, principalmente de las actitudes del corazón y secundariamente de los montos y las maneras de ofrendar. Se lo debe llevar a cabo cuando la iglesia está reunida, en el primer día de la semana y se lo debe poner aparte, guardándolo. En cuanto a la actitud para ofrendar, El apóstol pablo se ocupa de este tema, dejando una enseñanza clara y precisa sobre el privilegio de ofrendar. En esencia se ve que el ofrendar es una gracia, es decir un favor inmerecido que recibe el creyente. Observe lo que dice 2 Corintios 8:7

“Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia”.

El dar es entonces una gracia de parte de Dios en favor del creyente. Esto es notable. Al dar al Señor la ofrenda, estamos haciéndonos un favor a nosotros mismos, porque el dar trae aparejados un cúmulo de beneficios para el que da. En esto se cumple la palabra de Dios cuando en proverbios 11:24 dice:

“Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza.”

De modo que Pablo habla de la ofrenda como una gracia. Cuando ofrendamos, a veces tenemos la tendencia a pensar que estamos haciendo un favor a la iglesia, o a un hermano o a un misionero o inclusive a Dios, pero podemos ver cuan equivocados estamos, porque el ofrendar es una gracia, es decir un favor inmerecido que nosotros mismos recibimos. También encontramos que en contraste con la ley, que imponía un determinado porcentaje para ser entregado al Señor, el Nuevo Testamento muestra que la ofrenda es un acto voluntario que parte del amor sincero al Señor. En 2 Corintios 9:5 dice:

“Por tanto, tuve por necesario exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros y preparasen primero vuestra generosidad antes prometida, para que esté lista como de generosidad, y no como de exigencia nuestra.”

Para Dios, lo importante es la actitud que tenemos para hacer las cosas. Puede ser que ofrendemos abundantemente, pero si no tenemos una actitud correcta, esto no será agradable a Dios. Dios mira el corazón más que los billetes que están en la mano al momento de ofrendar. También encontramos que el privilegio de ofrendar es universal a los creyentes. No son pocos los creyentes que piensan que esto de ofrendar es exclusivo de los creyentes ricos, pero recordemos que los calificativos rico o pobre son bastante relativos. Por ejemplo, un creyente que percibe cierta cantidad de dinero en calidad de salario, puede ser pobre con relación a otro creyente que percibe el doble o el triple de ese salario, pero ese mismo creyente puede ser rico con relación a otro creyente que percibe la mitad o la cuarta parte de ese salario. Por esto la gracia de ofrendar es para todos. Cada uno de vosotros dice el apóstol Pablo, en esto están incluidos tanto los pobres como los ricos. Al decir esto, por supuesto que el apóstol Pablo no esperaba que todos los creyentes ofrenden la misma cantidad ni siquiera la misma proporción. En el texto que leímos anteriormente, 1 Corintios 16:2 se nos dice que la cantidad a ofrendar es: “según haya prosperado”. El monto de ofrenda debe ser entonces proporcional a los ingresos del ofrendante. Esto permite que el creyente tenga la libertad de ofrendar en la cantidad que el creyente y Dios se pongan de acuerdo. Es un asunto estrictamente privado entre el creyente y Dios. Pero siendo que el ofrendar es una gracia, debemos esperar beneficios del acto de ofrendar. No ofrendamos por el interés de recibir los beneficios, pero esto no elimina los beneficios que están aparejados al ofrendar. Entre estos beneficios podemos mencionar el gozo. Los creyentes de Macedonia ofrendaron sacrificadamente y esto produjo abundancia de su gozo según 2 Corintios 8:2 donde leemos:

“Que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.”

Otro beneficio de ofrendar es la multiplicación de recursos para poder ofrendar más. Mientras más ofrendamos, el Señor nos dará más, no para que tengamos más sino para que podamos dar más. Note lo que dice 2 Corintios 9:6

“Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente, y el que siembra generosamente, generosamente también segará.”

Pablo tomó un ejemplo de la agricultura para ilustrar que la magnitud de las bendiciones que resultan de ofrendar tiene relación directa a la magnitud de nuestra ofrenda. Por supuesto que estas bendiciones no son exclusivamente materiales, sino principalmente espirituales. Otro beneficio de ofrendar es que el nombre de Dios es objeto de acciones de gracias por parte de los que han sido ayudados con la ofrenda. Ponga atención a lo que dice 2 Corintios 9:12

“Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios.”

Esto es fantástico, cuando ofrendamos, la gente que recibe algún beneficio de esa ofrenda agradecerá a Dios, no a nosotros, y esto traerá gloria al nombre de Dios, lo cual es justamente lo que todo creyente debe buscar.

Ahora viene el asunto de quien administra las ofrendas. Muy bien, en uno de los textos que leímos es claro que la iglesia local tiene la responsabilidad de administrar las ofrendas y esto con un triple propósito. Primero, para ayudar a los necesitados de la congregación. 1 Timoteo 5:16 dice:

“Si algún creyente o alguna creyente tiene viudas, que las mantenga, y no sea gravada la iglesia, a fin de que haya lo suficiente para las que en verdad son viudas.”

Segundo, para apoyar económicamente a algunos pastores o ancianos que están dedicados a enseñar en la iglesia local. 1Timoteo 5:17 dice:

“Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.”

Tercero, para solventar los gastos que la propia iglesia local incurre para poder funcionar adecuadamente, tales como pagos por servicios de agua, luz eléctrica, teléfono, gastos en actividades de la iglesia, etc. pero la administración de las ofrendas no es responsabilidad exclusiva de la iglesia local. La Biblia muestra que los creyentes tienen también la libertad de administrar directamente sus ofrendas para ayudar a los necesitados, para ayudar a los misioneros, para ayudar a los Aprendiendo con la Biblia. ponga atención a lo que dice Deuteronomio 15:11

“Porque no faltarán menesterosos en medio de la tierra; por eso yo te mando diciendo: Abrirás tu mano al hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra.”