¿Cuál es su opinión acerca de los libros sobre Harry Potter y también sobre la película del mismo nombre?

La primera consulta de hoy nos ha sido hecha por un amigo oyente de Quito, Ecuador. Quiere saber nuestra opinión acerca de los libros sobre Harry Potter y también sobre la película del mismo nombre.

Bueno, admito que no he leído ninguno de los libros de la serie Harry Potter y tampoco he visto la película sobre el mismo asunto. Lo que sí he visto, en diversos medios de comunicación es un amplio, y hasta desmesurado despliegue publicitario que cautivó la atención de niños, jóvenes y adultos por igual. El estreno de la versión cinematográfica de Harry Potter significó cientos de millones de dólares en ganancias para sus productores. No hay duda que Harry Potter hizo llenar de dinero los bolsillos de mucha gente. Así que, mi opinión se basará en lo que otros, con conocimiento de causa, han publicado acerca del fenómeno Harry Potter. Entre estos otros, está este correo electrónico, que circuló en Internet poco tiempo después del estreno de la película Harry Potter. Ponga atención a lo que dice. Lo leo textualmente. Desde hace años, los libros de Harry Potter, escritos por la inglesa Joanne Kathleen Rowling, han invadido librerías por todo el mundo. Ahora tenemos la película de Harry Potter. En los libros, Harry Potter es apenas un adolescente, huérfano, quien descubre que tiene poderes para realizar hechicería. Sus padres también habían sido hechiceros, pero fueron asesinados por el malvado brujo Lord Voldemort. Harry vive con los Dursleys, los familiares que se hicieron cargo de él al quedar huérfano. Estos lo tratan despóticamente. Tras enterarse de su herencia hechicera, el jovencito Harry decidió matricularse en la escuela de hechicería y brujería Hogwarts, hecho que le da inicio a la trama. Cada libro le añade un año a la vida de Harry, y narra las experiencias que éste vive mientras estudia en la singular escuela, incluyendo los diferentes conflictos que tiene con sus enemigos. “Los libros se irán tornando cada vez más siniestros. A Harry se le van a ir poniendo las cosas cada vez más difíciles. Lo siento, sí, los otros son más espantosos” Así expresó al periódico de Londres “The Times” la autora en cuanto a los próximos tres libros que sacará al mercado. La llamada harrymanía está cautivando el interés de padres e hijos. ¿A qué se deberá? Desde hace años se sabe que a los niños les encanta el mundo de la fantasía, cuentos como “El Mago de Oz” así lo han comprobado. Por otro lado, los padres parece que piensan que si algo ejercita la imaginación y fomenta la lectura, no puede revestir ningún peligro. Además, muchos medios de comunicación de renombre también apoyan la serie de libros de Harry Potter. “El espectacular éxito de los libros de Harry Potter quizá ayude a crear una nueva generación de lectores empedernidos. Por lo menos nos recuerda que las historias bien escritas, con personajes interesantes logran encontrar una audiencia” escribió la periodista Anna Quindlen en la revista Newsweek. Incluso el escritor cristiano Charles Colson comentó sobre la magia de Harry Potter diciendo: “Harry y sus amigos echan hechizos, leen bolas de cristal, y se convierten ellos mismos en animales, pero no hacen contacto con el mundo sobrenatural” Si eso no es contacto con el ocultismo, entonces ¿qué será? Hasta aquí la cita de este correo electrónico. Sobre esta base, permítame dar mi opinión al respecto. Lo que el público ha pasado por alto es que la curiosidad que produce leer historias como Harry Potter está contaminando la mente de los lectores. ¿En qué sentido? Pues vistiendo de un ropaje inocente, algo que en el fondo es absolutamente peligroso. La brujería o hechicería es una práctica totalmente peligrosa y por eso la Biblia lo confronta con rudeza. Mire lo que dice Éxodo 22:18 “A la hechicera no dejarás que viva.” Dios no anda con rodeos cuando se trata de brujos, brujas, hechiceros o hechiceras. Simplemente dice: Los tales deben morir. Tan horrendo debe ser el pecado de la hechicería que Dios determina la pena capital para los que la practican. Los hechiceros están proscritos del reino de Dios y su destino eterno es el lago de fuego. Apocalipsis 21:8 dice: “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en le lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” La brujería o hechicería no es algo inocente, o algo para divertirse. Es algo realmente peligroso. Satanás, el maestro del engaño, está esforzándose mucho para esconder esta realidad y por medio de libros o películas como Harry Potter está vendiendo la idea que no hay nada de malo en la brujería o hechicería que practica un adolescente. Cuidado con caer en este juego del diablo amigo oyente. Un niño de apenas 9 años que vio la película de Harry Potter dio su opinión sobre lo que acababa de ver: Dijo: Me gustó porque enseña todo lo que se relaciona con la magia; cómo la puedo usar para controlar a la gente y cómo vengarme de mis enemigos. ¿Qué le parece? ¿Cree Usted que esta manera de pensar es beneficiosa para un niño de solo 9 años? ¿Acaso la Biblia alienta a controlar a la gente usando poderes sobrenaturales? ¿Acaso la Biblia anima a la gente a buscar venganza de sus enemigos por medio de lanzarles algún hechizo? Algo muy curioso es que uno de los sumo sacerdotes del satanismo, Egan de la primera iglesia de Satán en Salem, Massachussets, se pronunció acerca de la obra Harry Potter en los siguientes términos: “Harry es un regalo de Dios para nuestra causa. Una organización como la nuestra vibra con la sangre nueva y últimamente hemos tenido más solicitudes de las que podemos manejar y prácticamente todas son niñitas vírgenes y eso es grandioso” Por lo que dice este hombre, Harry Potter ha sido de mucho beneficio para la causa del satanismo. ¿Piensa que será algo inocente y divertido? Cualquier acción que pretenda rodear de un manto de inocencia algo que Dios ya lo ha catalogado como algo nocivo, debe ser rechazado por las personas temerosas de Dios. Yo no sé cuáles habrán sido los motivos que tuvo la autora al escribir la serie de libros sobre Harry Potter. Puede ser que, como ella afirma, lo único que quería era divertir o entretener a los niños, o puede ser que quería que la gente, especialmente los niños, mire con simpatía a la hechicería. Lo que sí puedo asegurar es que Satanás está obteniendo buenos dividendos al hacer pensar a la gente que no hay nada de malo en usar la hechicería a nuestro favor. No caigamos en el juego de Satanás. Los padres deben evitar cualquier contacto con la hechicería aun cuando sea solamente para diversión o para incentivar la imaginación. Los padres deben también ocuparse en vigilar lo que los hijos leen, lo que los hijos miran en la televisión, los amigos que tienen, no sea que el enemigo esté astutamente poniendo en sus mentes cosas contrarias a lo que enseña la Biblia.

La segunda consulta de hoy nos ha sido hecha por un amigo oyente de Quito, Ecuador. Dice así: ¿Puede un creyente ser espiritista?

Un creyente maduro jamás pensará siquiera meterse en el espiritismo porque simple y llanamente el espiritismo es confrontado y condenado por Dios en la Biblia. El espiritismo es la evocación de los espíritus de los muertos para hablar con ellos, mediante la intervención de un médium. El espiritismo no es moderno. Sus raíces se remontan al tiempo cuando el pecado hizo su entrada en la creación. El pretender comunicarse con el espíritu de un muerto ha sido expresamente condenado por Dios en su palabra. Deuteronomio 18:10-12 dice: “No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti” La mayor parte del espiritismo moderno es un fraude. Los trucos de los mediums han sido descubiertos y denunciados vez tras vez, pero probablemente no todo es fraude, hay un remanente en el espiritismo moderno que parece apuntar a un origen sobrenatural. Pero el hecho que sea sobrenatural no significa que sea bueno. Cuando se manifiesta un espíritu a través de un médium, descartando cualquier truco, es en realidad Satanás, o uno de sus demonios, quien se está manifestando. Así es como se engaña a la gente ingenua que está angustiada por comunicarse con el espíritu de algún ser querido que ha muerto. Quien se manifestará no es el espíritu del ser querido sino Satanás o un demonio, suplantando por supuesto la identidad del ser querido. El creyente no debe por tanto mezclarse en absoluto con el espiritismo. Pretender que un creyente se meta en el espiritismo sería como esperar que el agua se mezcle con el aceite. Algo imposible.