in

¿Cuál es la forma correcta de adoración?

La adoración en algunas iglesias es callada, solemne, tranquila. En otras iglesias es un poco más dinámica. En otras es totalmente agitada, la gente aplaude, se para, se sienta, grita, mueve su cuerpo, inclusive danza. Mi pregunta es: ¿Cuál de estas tres formas de adorar a Dios es la correcta?

Usted ha tocado un tema que triste y lamentablemente ha sido motivo de discordia y división entre los hijos de Dios. En lo que a mí respecta, para no echar más leña al fuego, me limitaré a compartir con Usted lo que sobre la adoración he visto en la palabra de Dios. La adoración amigo oyente, por un lado denota determinado estilo de vida de una persona en su relación con Dios. Cuando un grupo de temerosos marineros preguntó al desobediente profeta Jonás: ¿Qué oficio tienes, y de dónde vienes? ¿Cuál es tu tierra, y de qué pueblo eres? Note lo que respondió Jonás, según Jonás 1:9 “Y él les respondió: Soy Hebreo y temo a Jehová, Dios de los cielos, que hizo el mar y la tierra” Cuando Jonás habla de que teme a Jehová, está dando a entender que adora a Jehová y al afirmar aquello está refiriéndose a su estilo de vida en su relación con Jehová. Pero adoración también significa una acción específica de alabanza a Dios. Esta idea aparece en textos como Salmo 100:2 donde dice: “Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo” Servir a Jehová significa adorar a Jehová y en este texto se refiere a la acción de alabar a Dios. Estos dos conceptos de adoración, el uno amplio y el otro restringido, corresponden a las dos maneras de glorificar a Dios. Glorificamos a Dios tributándole honra y adoración por lo que él es, por su excelencia, el concepto restringido de adoración, pero también glorificamos a Dios al reflejar su gloria a los demás, el concepto amplio de adoración, el estilo de vida de adoración a Dios. En cuanto a la adoración como un estilo de vida, considere lo que dice Romanos 12:1 “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” Cuando este texto habla de culto racional, se está refiriendo a un acto de adoración espiritual a Dios. El presentar a Dios el cuerpo, implica una entrega total a Dios. Es la entrega de la vida toda, el intelecto, las emociones y la voluntad. Todo lo que es la persona, y todo lo que tiene la persona. Es un estilo de vida como ya se ha dicho. Pablo afirma que este estilo de vida es la adoración espiritual a Dios. Intentar adorar a Dios solo en el sentido restringido de su significado, es decir sin previamente haber presentado la vida toda en adoración continua al Señor, es hipocresía religiosa. Jesús fue muy severo con los fariseos de su tiempo porque estaban presentes en todos los actos de adoración, pero sus corazones estaban lejos del Señor. Note lo que dice Mateo 15:7-9 “Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.” Así que amigo oyente, la adoración pública a Dios solamente tiene sentido cuando existe una adoración privada a Dios. Así fue como lo entendió David. Note su testimonio personal sobre su adoración privada. Salmo 69:30 dice: “Alabaré yo el nombre de Dios con cántico, lo exaltaré con alabanza” Esta adoración privada dispuso el corazón de David para una adoración pública sincera. Salmo 66:16-17 dice: “Venid, oíd todos los que teméis a Dios, y contaré lo que ha hecho a mi alma. A él clamé con mi boca, y fue exaltado con mi lengua” David está adorando en público. Lo hizo con un corazón previamente preparado en la adoración en privado. La vitalidad y frescura de la adoración pública depende en gran parte de la vitalidad y frescura de la adoración privada. Si no estamos invirtiendo tiempo diariamente en la adoración a Dios, no estamos aptos para contribuir en la adoración pública a Dios. Es posible que estemos engrosando filas junto con otros adoradores a Dios, pero ¿Cómo podemos pensar que adoramos a un Dios de quien nos acordamos solo el domingo en la mañana y nos olvidamos de él el resto de la semana? El autor John MacArthur ha dicho algo muy profundo acerca de esto. Ponga atención: La música y la liturgia pueden ayudar a que se exprese un corazón adorador, pero no tienen poder para transformar un corazón no adorador en un corazón adorador. Un peligro muy real es que la música y la liturgia den a un corazón no adorador la idea de que ha adorado a Dios, cuando en realidad no ha sido así. De modo que el factor crucial para una buena adoración pública no es la forma de adoración sino la condición del corazón de los santos. Si la adoración en público no es la expresión de nuestra vida privada de adoración, estamos siendo hipócritas. Si Usted piensa que puede vivir como quiera entre semana y luego ir a la iglesia el domingo por la mañana para convertirse en un adorador verdadero, está muy equivocado. Hasta aquí la cita de John MacArthur. La adoración debe ser en espíritu y en verdad. Observe lo que Jesús dijo a la mujer junto al pozo, según Juan 4:24: “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren” Adorar en espíritu significa poner el corazón en la adoración. En contraste con la mera ejecución de acciones externas aprendidas o imitadas de otros. Adorar en verdad significa que nuestra adoración de estar en armonía con lo que Dios ha revelado sobre sí mismo en su palabra, la Biblia. Es imposible ser un adorador en verdad si no conocemos lo que dice la palabra de Dios. La adoración tanto privada como publica debe ser en el nombre de Cristo, porque solo por su sangre derramada en la cruz del calvario podemos tener acceso con confianza al trono de Dios para adorar y hallar gracia y misericordia para el oportuno socorro. Hablando de Cristo, Hebreos 13:15 dice: “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesen su nombre” La adoración también requiere corazones que no atesoren el pecado. David decía en cuanto a esto, según Salmo 66:18 “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado.” Atesorar el pecado se refiere a la actitud de mantener un pensamiento o una conducta que sabemos que es contraria a lo que enseña la palabra de Dios. Tal vez Usted ha sido ofendido por alguien y Usted sabe que debe perdonar así como Dios le perdonó a Usted en Cristo, pero Usted se resiste a perdonar. Prefiere vivir con ese espíritu de falta de perdón. Entonces Usted está atesorando pecado. En estas condiciones Usted no puede ser un buen adorador, ni en privado, peor en público. Lo correcto en este caso es reconocer su pecado, confesarlo a Dios como tal y abandonarlo. Una buena práctica antes de la adoración privada o pública es examinar el corazón para ver si allí hay algo que ofenda a Dios y sea necesario arreglarlo. No olvide amigo oyente que los pecados que se cometen en secreto o se guardan en secreto son un escándalo público en cielo. Para adorar a Dios también se necesita de humildad. La humildad es una virtud muy esquiva. Cuando pensamos que ya la teníamos es justo cuando acabamos de perderla. La humildad se manifiesta en un corazón totalmente sometido a la voluntad de Dios y es requisito indispensable para adorar a Dios. En cuanto a postura del cuerpo para la adoración, depende totalmente como el Señor guíe. En el Antiguo Testamento, se ve adoradores en adoración a Dios postrados a tierra o de rodillas. Salmo 95:6 dice: “Venid, adoremos y postrémonos; arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor.” De manera que, amigo oyente, antes de adorar es bueno hacernos un examen de conciencia. ¿Me he presentado yo mismo a Dios como un sacrificio vivo y santo? Solo así estaré viviendo un estilo de vida de adoración y estaré en capacidad de adorar a Dios en privado y en público. ¿Estoy tomando tiempo diariamente para adorar a Dios en privado para agradecerle por sus innumerables bendiciones? ¿Existe algún pecado que estoy atesorando en mi vida? ¿Estoy dispuesto a reconocerlo, confesarlo y apartarme de él, para ser un verdadero adorador? ¿Estoy dispuesto a ser un adorador en espíritu y en verdad? Lo hago de todo corazón o solo como una rutina o para mostrar a otros que soy espiritual o por la pura emoción del momento. ¿Es mi estilo de adoración conforme a lo que la palabra de Dios enseña? En resumen, amigo oyente. No es tan importante lo externo en la adoración. Lo más importante es lo interno, la actitud del corazón, la pureza de la vida delante del Señor. No tiene sentido esto de hacer división en la iglesia de Cristo por la forma de adoración.

¿Es el bautismo en agua esencial para la salvación?

¿Quién fue Juan Wycliffe? ¿Cuál fue su obra más importante?