Maneras de demostrar amor a una esposa

Es un placer estar nuevamente junto a Usted amigo oyente para proseguir con nuestro estudio bíblico de la familia cristiana. David Logacho compartirá con nosotros algunas maneras de demostrar amor a una esposa.

La responsabilidad número uno de todo esposo es amar a su esposa. El amor debe ser sacrificial, santificador, sustentador, y sin retorno. Esta es la forma como Cristo amó a la iglesia, lo cual sirve de modelo para el amor de un esposo a su esposa. Hace algún tiempo atrás mi esposa y yo asistimos a una conferencia familiar en la cual el conferencista, Pastor Don Fanning, compartió algunas formas prácticas de demostrar amor a la esposa. Con mucho gusto permítame solo mencionarlas para que Usted también se beneficie de ello. Él recomendaba lo siguiente: Comuníquese con ella. No cometa el error de ignorarla. Considérela como lo más importante en su vida, después del Señor por supuesto. Haga todo lo que pueda para comprender sus sentimientos. Trate realmente de ponerse en los zapatos de ella. Manifieste interés en las amigas de su esposa. No le haga sentir ridícula por las amigas que tiene. Pídale frecuentemente la opinión sobre asuntos importantes y no importantes y valore grandemente esa opinión aunque sea diferente de la suya. Adopte la sana costumbre de alabar a su esposa por algo que ha hecho. Asegúrele constantemente que Usted está allí para protegerla. Sea gentil y tierno con ella. Desarrolle el sentido del humor. No tome la vida con exagerada seriedad. Busque cosas de qué reírse y si no encuentra nada ríase de Usted mismo. Evite tomar decisiones importantes sin antes dialogar a fondo sobre ellas con su esposa. Esfuércese por comunicar sus sentimientos con ella. Ella necesita saber como se siente Usted por dentro. Así, ella sentirá que es parte de Usted. Consuélela cuando ella esté deprimida emocionalmente. Quizá podría colocar sus brazos alrededor de ella sosteniéndola silenciosamente durante unos segundos, sin sermonearle. Manifieste interés en las cosas que a ella le interesan. Si es necesario corregirla, hágalo en privado y de la manera más amable y tierna posible. Si ella necesita enseñarle algo, ponga suma atención a lo que le está enseñando. Planifique tiempos regulares en la semana para dedicarlos a ella y a sus hijos. Cumpla su palabra, muestre que Usted es digno de confianza por parte de ella. Al menos una vez al día exprese verbalmente que la ama. Las esposas necesitan constante reafirmación del amor que los esposos tenemos para con ellas. Evite la rutina en las cosas que hacen juntos. No olvide que la rutina mata el romance en la pareja. Proponga metas alcanzables para la familia. Esto mostrará que Usted es el líder de ella. Perdónela cuando le ofenda. No guarde las ofensas de ella para algún día cobrárselas juntas. Dígale a su esposa lo mucho que ella significa para Usted. Acéptela como ella es. Ella no es perfecta así como Usted tampoco lo es. Si Usted se ha equivocado, admita sus errores. La humildad ennoblece. Esfuércese por guiar a su familia hacia la madurez espiritual. No demande perfección de su esposa. Cuando ella se equivoque, consuélela y converse con ella sobre lo que salió mal. Procure encontrar un tiempo en el día para hablar a solas con su esposa. Planifique de vez en cuando una salida romántica. Si ella pide consejo, no le haga sentir culpable por ignorar lo que le está preguntando. Escríbale una carta ocasional diciéndola cuánto le ama. Sorpréndala con un pequeño regalo en días que no son ni el cumpleaños de ella ni el aniversario de bodas. Hablando de fechas importantes, cuidado se olvide del día de su cumpleaños o del aniversario de bodas. Exprésele cuánto aprecia que ella esté junto a Usted. Dígale inclusive que Usted siente un sano orgullo por tenerla como esposa. No le haga sentir como que Usted le ha hecho un favor al casarse con ella. Si alguna vez alguien ataca a su esposa, Usted debe ser el primero para defenderla. Prefiérala sobre los demás, en especial sobre otras mujeres. No espere que su esposa realice actividades más allá de sus capacidades emocionales o físicas. Tenga un tiempo de oración a solas con ella. Adiestre sus sentidos para percibir las cosas que ella ha hecho y felicítela por ello. Adopte la sana costumbre de hablar bien a espaldas de su esposa. Intégrela en el proceso de toma de decisiones dentro de la familia. Inclusive si ella manifiesta interés en algún aspecto de su trabajo, hable con ella sobre eso. Cuando llegue de su trabajo, dele oportunidad para que ella comparta como fue su día en la casa o en su trabajo. Aprenda a disfrutar de lo que ella disfruta. Ayude a su esposa en las tareas del hogar. No hay nada de malo en que Usted como esposo arregle la mesa antes de la comida o lave la vajilla después de la comida, o cuide a los hijos mientras ella toma un descanso. No se imagina el efecto que algo como esto producirá en su esposa. Comparta con su esposa la responsabilidad de criar a los hijos en disciplina y amonestación del Señor. Colabore con su esposa para que ella pueda cumplir con sus metas personales. Trate a su esposa como si ella tuviera un letrero en el cual se lee: Frágil, manéjese con cuidado. Si hay hábitos en su vida que a ella no le gustan, deshágase de ellos a la brevedad posible. Jamás hable mal de la familia de ella. Nunca haga comparaciones entre los miembros de su familia y los miembros de la familia de ella. Agradézcale constantemente por el esfuerzo que hace para mantener en orden la casa. Asegúrese de que ella entiende todo lo que Usted está tratando de hacer. No olvide las pequeñas cosas que hacen grandes diferencias, como un beso inesperado o servirle el desayuno en la cama. Trate a su esposa como a un igual en el plano intelectual. Cuidado con darse un aire de superioridad cuando habla con ella. Investigue qué cosas producen temor en su esposa para que Usted pueda comunicar seguridad acerca de ello. Hable franca y abiertamente con su esposa acerca de la mejor manera de hallar satisfacción mutua en la relación sexual. No esté siempre a la defensiva en cuanto a lo que ella dice. Si hay algo que Usted no entiende totalmente pregunte sin enojarse. Dedique un tiempo a planificar juntos las metas tanto para la pareja como para la familia. Incorpore algunas normas de cortesía con su esposa como abrirle la puerta para que ella entre primero o darle la mano para bajar de un auto o preparar la silla para que ella se siente en un restaurante. Con frecuencia pregúntele si ella está celosa de alguien. Dele libertad para que ella, sin temor de ser censurada, le corrija en el caso de que Usted se esté acercando demasiado, inadvertidamente, a otra mujer. Dele alguna libertad para que ella gaste algún dinero sin tener que consultar previamente con Usted. Manifieste en forma visible su amor a ella cuando está en público, puede ser tomándole de la mano o rodeándole con el brazo. No se canse de repetir que la ama. Las esposas necesitan constante reafirmación del amor de sus esposos. Acompáñele a ir de compras aunque a Usted no le guste hacerlo. Nunca jamás se burle o haga bromas sobre alguna característica física de ella. Permita que ella comparta su opinión sin el temor de ser tenida por inútil o ignorante. Piense bien lo que va a decir antes de hablar, especialmente si está enojado. Recuerde el dicho: Mejor es pensar y después hablar que hablar y después pensar. No critique jamás a su esposa frente a otras personas. Si tiene algo que criticar de ella, hágalo en amor cuando estén los dos solos. Asegure a su esposa que Usted tiene ojos solo para ella. No se atreva a poner su mirada sobre el cuerpo de otra mujer, ni cuando esté solo, peor cuando esté acompañado de su esposa. Si hay algo que ofende la dignidad de una esposa es ver que a su esposo se le salen los ojos mirando a otra mujer. Si su esposa es quien siempre cocina en la casa, esfuércese por encontrar ocasiones para que ella deje de hacerlo de vez en cuando. Llévela a comer afuera o cocine Usted mismo, o invite a alguien a cocinar. La idea es que Usted demuestre a su esposa que reconoce lo difícil que debe ser para ella la rutina diaria de pasar en la cocina preparando los alimentos para la familia. Si su esposa se enferma, trátela con compasión y especial ternura. Si por motivos fuera de su control, Usted sabe que va a llegar tarde a su casa, llámela por teléfono para informar lo que está pasando. No incite a su esposa a una preocupación innecesaria. Si está de viaje mantenga el contacto con ella a través de llamadas telefónicas o cartas. Nunca manifieste su desacuerdo acerca de la forma como ella disciplina a los hijos en presencia de ellos. Estas son cosas que debe tratar con su esposa a solas. Estas, amigo oyente, son un buen número de maneras de demostrar prácticamente el amor a una esposa. Todo parte de la idea que el amor de un esposo a su esposa es como el amor de Cristo a la iglesia. Ese amor es sacrificial, santificador, sustentador y sin retorno. Yo encuentro que me hace mucho bien repasar las formas prácticas de demostrar amor a mi esposa, porque me ayuda a reconocer las cosas en las cuales estoy fallando. La perfección todavía está distante, pero lo bueno es que estamos acercándonos a ella. Son las pequeñas cosas que juntas hacen una gran diferencia ya sea para bien o para mal en la relación de esposo y esposa. No permita amigo oyente que pequeñas cosas echen a perder la dicha de vivir en armonía con su esposa.