“El Principio 2”

Éste es “Yahveh” “Elohim” Él está pendiente de su creación, pone aliento de vida en su cuerpo; nosotros estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, éramos cadáveres espirituales, inertes, sin vida, no podíamos hacer nada, y entonces Dios nos alcanzó, sopló en nosotros aliento de vida Él ha hecho todo, ¿has visto alguna vez a un cadáver hacer algo? No ¿verdad?

Estamos involucrados en un nuevo estudio a través del Génesis, el primer libro de la Biblia. Este libro contiene historias de personas reales que, aunque estaban en momentos, lugares y épocas diferentes, son como tú y como yo. Así que, este es el plan que tenemos para estudiar este libro: queremos mirar a la persona de Dios a través del Génesis y de qué manera responde el hombre a Dios. Una buena manera de hacerlo es considerar los nombres de Dios que encontramos en Génesis, en el programa anterior consideramos el primero de ellos “Elohim”

“Elohim” es el “Poderoso Creador” Ahora, en el capítulo 2 el nombre que se le da a Dios es “Yahveh” Génesis 2 versículo 7 dice: “Entonces Jehová [Yahveh] Dios modeló al hombre” lo ves, ahora se vuelve más personal, “Dios modeló al hombre” “Dios formó al hombre del polvo de la tierra”

Seguramente habrás visto la pintura de Miguel Ángel en donde Dios está tocando con su dedo al hombre, a su creación, ” Así que Dios extiende su mano y toca el dedo de Adán, pero esta imagen no se acerca siquiera a la realidad. Miguel Ángel debía haber pintado un cuerpo sin vida. Debió haber pintado a Dios y sobre sus rodillas formando a este cuerpo sin vida formando a Adan y entonces, Dios se inclina, pone su boca sobre la boca de este cuerpo sin vida y sopla sobre el cuerpo aliento de vida. Éste es “Yahveh” “Elohim” Él está pendiente de su creación, pone aliento de vida en su cuerpo; nosotros estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, éramos cadáveres espirituales, inertes, sin vida, no podíamos hacer nada, y entonces es Dios quien nos alcanzó y sopló en nosotros aliento de vida, es Él quien ha hecho todo, o dime ¿has visto alguna vez a un cadáver hacer algo? No verdad. Fue Él quien hizo todo.

Sé que algunos de ustedes necesitan de este aliento fresco de Dios, y déjenme decirles algo: ustedes pueden empezar nuevamente su vida con Dios. Muchos estarán espiritualmente muertos y no pueden llegar a Dios por su propia cuenta, otros están estancados y necesitan a Dios, necesitan desesperadamente este aliento fresco en su vida. Y hoy te pregunto ¿Te sientes muerto?, si tu respuesta es “Sí” hoy quiero decirte algo: “Yahveh” es un Dios que resucita espiritualmente, estés en la condición en la que estés. Y “Yahveh” quiere resucitarte, quiere soplar en ti aliento de vida, sólo debes pedírselo.

Aquí está otro nombre para Dios: “Elyon” “Dios altísimo” Abraham lo llama el “Elyon” después de haber derrotado a sus enemigos en batalla. “Elyon” significa más alto o exaltado, este nombre describe a un “Dios supremo” describe la soberanía de Dios, Él protege a su pueblo.

En el Nuevo Testamento Jesús es llamado hijo del altísimo, el Espíritu Santo también es llamado el poder del Altísimo. Los creyentes somos llamados siervos del Altísimo, somos siervos del “Elyon” el “Dios Altísimo.”

Un hijo de Dios no puede vivir una vida de desesperación, de temor o de ansiedad. Servimos al “Elyon” Él está en control de todo, Él conoce el principio y el final, Él es el que puede darnos la victoria sobre la ansiedad, el “Elyon” puede vencer el miedo, Él puede darnos la victoria sobre cualquier enemigo, “Elyon” es el “Dios Altísimo”.

Aquí hay otro nombre, que me gusta mucho, “Roi” el “Dios que me ve” En Génesis capítulo 17, Dios le habla a Abraham en una visión y le dice: “serás padre de muchedumbre de gentes” “No te llamarás más Abram, sino que tu nombre será Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes” y Abraham dijo: “¿A un hombre de cien años habrá de nacerle un hijo? No sé cómo vas a hacer esta obra”

Pero mira el capítulo 15 de Genesis, ahí Dios le dice a Abraham: “Mira ahora los cielos y cuenta las estrellas, si es que las puedes contar. Y añadió: Así será tu descendencia” Ahora veremos la primera declaración de fe de Abraham pues “Abram creyó a Jehová y le fue contado por justicia” Así que, aquí en el capítulo 15, tenemos este pacto que Dios hace con Abraham, pero se necesitan dos para hacer un niño ¿verdad? Y Sara no podía tener hijos, ella ya había superado su edad fértil, así que al dudar de la promesa de Dios tomó el asunto en sus propias manos y dijo a Abraham: “Yo quiero darte un hijo, pero no puedo, así que toma a mi sierva Agar y ten un hijo con ella” Lamentablemente, Abraham, aunque acababa de escuchar la promesa de Dios, se llegó a la sierva de Sara y Agar quedó embarazada, ahora Sara estaba celosa y culpaba de esto a Abraham.

Siempre que pienso en esta historia me imagino a Abraham diciendo: “¿qué? esta no fue mi idea”. Sara culpaba a Abraham por todo y también presionó a Abraham para que Agar fuera despedida. Busca en Génesis capítulo 16, aquí nos encontramos con Agar maltratada, rechazada y sola en el desierto: mira el versículo 11, “Y añadió el Ángel de Jehová: Has concebido y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Ismael porque Jehová ha oído tu aflicción”  ahora mira el versículo 13, Agar no sabe a dónde ir, no sabe qué hacer, pero sabe que hay un Dios que le puede ver, ella dice: “Entonces dio Agar a Jehová que con ella hablaba, el nombre de: «Tú eres el Dios que ve», porque dijo: «¿No he visto también aquí al que me ve?»”

Me gusta mucho este nombre: el “Roi” “el Dios que ve” tu quizás piensas que puedes esconderte de Dios, puedes pensar que Dios no puede verte haciendo las cosas que estás haciendo, pero quiero decirte algo, su nombre es el “Roi” “el Dios que ve” Nadie se puede ocultar de Él, no hay ningún lugar donde esconderse. Algunos de ustedes pueden sentirse como Agar: rechazados, solos y despreciados, tan lejos como si a nadie le importaran, esa sensación de estar en el desierto, pero tengo que decirte que Dios es el “Roi” “el Dios que te ve” y vendrá en tu ayuda y te dará exactamente lo que necesitas.

Aquí hay otro nombre El “Shaddai” este nombre significa el “Dios Todopoderoso” Recuerdas que Dios le había dado una promesa a Abraham, la promesa de que tendría un hijo con su esposa, pero el tiempo se acortaba.

Busca en Génesis capítulo 17 verso 1 y 2, “Era Abram de noventa y nueve años de edad cuando se le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso. [El “Shaddai”] Anda delante de mí y sé perfecto. Yo haré un pacto contigo y te multiplicaré en gran manera” A Dios no le interesaba la edad de Abraham, Dios le dijo: quiero que sepas que Yo Soy el Dios Todopoderoso.

¿Qué significa esto? “Todopoderoso” otra acepción de el “Shaddai” es “El Dios de las montañas” simplemente nada puede derrumbarlas, nada puede conmoverlas, ningún problema es más grande que el “Shaddai” Él puede enfrentar cualquier situación, no hay nada ni nadie que pueda hacerle frente, Él no está limitado por normas o por naturaleza.

El “Todopoderoso” obra en situaciones que pudieran parecer imposibles, ¿tienes algo en tu vida que parece imposible? Tú puedes encontrar respuesta en el “Shaddai” Él siempre cumple sus promesas, no te puedo prometer que te dará todo lo que deseas, de hecho, me alegro de que no me haya dado lo que yo quería, pues realmente estaría en un gran problema, pero puedo prometerte esto, Él te dará todo lo que necesitas, Él te dará todo lo que te ha prometido, Él es el “Shaddai”

Aquí está otro nombre “Jehová-Jireh” “Dios proveerá” Abraham y Sara finalmente tuvieron a su hijo y le pusieron por nombre Isaac: fueron bendecidos y estaban felices con este hijo. Ahora Isaac probablemente estaba en su adolescencia o a principios de sus 20 años y Dios habló a Abraham y le pidió hacer lo impensable.

Dios le dijo a Abraham: “Toma ahora a tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, vete a tierra de Moriah y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré” Dios quería saber qué era lo más valioso en el corazón de Abraham, y aunque esta petición estaba totalmente opuesta al carácter bondadoso de Dios, Abraham obedeció.

Hay muchas cosas que considerar en esta historia, la encontramos en el capítulo 22, pero hoy quisiera solamente leer algunos versos. Vamos a Génesis 22 versículo 9, esto dice así: “Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña

Recuerda que Isaac probablemente estaba en sus 20 años. Isaac es joven y fuerte, Abraham debió estar cerca de los 119 años, Isaac podía haberse negado, pero al igual que su padre él está obedeciendo, el momento ha llegado, mira el verso 10: “Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: ¡Abraham, Abraham! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho ni le hagas nada, pues ya sé que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste a tu hijo, tu único hijo” (Génesis 22:10-12)

Esta sí que fue una prueba difícil ¿no crees? Mira a continuación, verso 13 “Entonces alzó Abraham sus ojos y vio a sus espaldas un carnero trabado por los cuernos en un zarzal: fue Abraham, tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. Y llamó Abraham a aquel lugar «Jehová proveerá.» Por tanto, se dice hoy: «En el monte de Jehová será provisto.» (Génesis 22:13 y 14).

“Jehová-Jireh” quiere y puede satisfacerte, Él proveyó para Abraham y puede hacerlo para ti también. Dios nunca cambia, Él es el mismo por los siglos, puedes confiar en que “Dios proveerá”.