Bajo Ataque: “El Presente 4”

60. Bajo Ataque. El Presente 4

 

Adaptación al español. Ron Moore en la voz de Pablo Logacho, Tunch Ilkin en la voz de Martin Piedra

 

 

PABLO// “Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos; y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo. Ahora, he aquí, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer” (Hechos 20:18-22)

Esta clase de cosas que Pablo está diciendo nos muestra que sólo Jesucristo hace hombres nuevos. Es decir, tú no quieres que se acabe el partido sabiendo que aún tenías mucho por dar ¿cierto?

MARTIN// Bueno, hay un sentimiento que siempre estará ahí, sin importar si ganas o pierdes. Mira, cuando el juego se termina, estás exhausto, tu resistencia está por el suelo y hay muchas emociones que se atraviesan, a veces tus lágrimas salen, a veces estás bien, y a veces estás muy mal, es algo muy dramático. No tienes nada más, ganes o pierdas, cuando sales del campo, y esto puede sonar a cliché, pero, al salir de un juego tú sabes que has dado todo y es precisamente ésta, la imagen que nos da Pablo, él ha dado todo, no tienen nada más para ofrecer.

PABLO// Bien, ¿Y qué hay de aquel que no dejó todo en el campo?

MARTIN// Oh, bueno, éste se debe sentir muy culpable.

PABLO// Imagínate, están en los vestuarios y ahí está, este jugador que sabe que no lo dio todo y muy probablemente sea eso por lo que se perdió el juego.

MARTIN// Bueno, hay muchos jugadores que tienen que admitir que no se prepararon con responsabilidad. Muchas veces tienen que admitir que no hicieron el trabajo extra, que no se prepararon durante toda la semana, que no estuvieron listos mental y físicamente. A veces ellos dicen cosas como “Debí haberme preparado mejor, tengo que comenzar a trabajar horas extras en el entrenamiento” entonces cuando dicen ésto es porque no lo estuvieron haciendo, significa que no lo hicieron, y por lo tanto sienten remordimiento por lo sucedido.

PABLO// Piensa en estar delante de Cristo y saber que no diste todo, que te quedaste con algo. Siempre hay algo más que podíamos haber hecho. Debemos tener pasión por el ministerio, debemos entregarlo todo por amor a Cristo. Ésto es lo que Pablo está diciendo en 2 de Timoteo capítulo 4 el verso 7, “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.”

Aquí esta una buena descripción de lo que implica estar involucrados en la Batalla.

MARTIN// Así es, y varias veces lo hemos visto con algunas personas, se dicen muchas cosas de ellos en sus funerales. Como dijiste hace un momento, cuando estos hombres dejan todo en el campo hay una gran alegría, pero también hay un gran remordimiento si no lo hacen.

PABLO// En 2 de Corintios 11 verso 23 vemos que Pablo dice, “¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces.”

Pablo es muy valiente para decirles ésto, y se los dijo a los Corintios porque ellos lo han criticado, 2 Corintios 11:23-27 dice, “De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez”

MARTIN// Y después, mira esto, algunos que son pastores deberían escuchar esto, Pablo está diciendo – “Realmente he estado involucrado en el Ministerio no he dejado nada para mí” 2 de Corintios 11:28,29 dice “y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?” Pablo realmente estaba involucrado en esto, él lo había dado todo.

PABLO// Sabes, la primera vez que leí esto, pensé “Pablo realmente era un clavo duro” era muy resistente para estos martillos de lata.

Mira por todo lo que Pablo pasó; azotes, golpes, piedras, él estuvo 5 veces al punto de muerte.

MARTIN// Piensa en las cicatrices de su espalda.

MARTIN// Sabes, Pablo sabía todo sobre la gracia y él nos enseñó todo lo que él sabía.

PABLO// Mira lo que dice 1 de Corintios capítulo 9 sobre la manera que Pablo describe la disciplina que debemos llevar en esta batalla.

MARTIN// Sí, me gusta mucho esto, obviamente me gustan mucho las analogías sobre el deporte.

PABLO// Claro que sí y Pablo usa una de estas analogías y me encanta lo que dice, “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.” (1 de Corintios 9:24,25) “Así que, [me encanta esta parte] yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que, habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.” (1 de Corintios 9:26,27)

MARTIN// Sabes, cuando salíamos a entrenar y corríamos éramos bastante exigentes, no corríamos nunca sin una meta fija, corríamos sprints de 25, 50, o 100 metros.

Éramos como máquinas, nunca íbamos sin una meta fija, y eso es lo que dice Pablo, “golpeo mi cuerpo y me hago esclavo”, ésto es lo que hacíamos durante los entrenamientos, lo mínimo era estar practicando estos sprints por dos horas y media, Como dije, éramos como máquinas, no importa si era marzo, abril, mayo, junio, Julio, el tiempo no importaba. Mientras estábamos en el campo de entrenamiento teníamos que golpear nuestro cuerpo y hacerlo esclavo nuestro. Chuck solía decir dos cosas: número uno, “si esto fuera fácil, todo el mundo lo haría” y la segunda cosa es: “domina tu cuerpo”

PABLO// Sabes, algunas personas toman este verso de manera literal, así que se azotan en la espalda, pero Pablo no está hablando de esto, él habla de una disciplina espiritual. El mundo nos llama, es seductor, es atractivo, parece que todo lo que nos propone el mundo está bien, pero lo que tenemos que hacer es disciplinar nuestra vida y que la gente pueda ver que no estamos respondiendo a los encantos de este mundo, porque, aunque estamos en este mundo, no somos parte de él.

A veces Pablo tenía a mucha gente alrededor de él y a veces estuvo solo. Mira 2 de Timoteo capítulo 4 verso 16 y 17, “En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen.” Lo ves, casi puedes sentir su soledad, él no tiene a nadie y está en el centro de la batalla.

MARTIN//Bueno, ésto es lo que Pablo está diciendo, cada uno me abandonó pero el Señor estuvo de pie a mi lado, y me dio la fuerza.

Así que quiero que sepas que, aunque te sientas solo, Dios siempre está de tu lado, Él te dará la fuerza que necesitas, Él va a proporcionarnos todo lo que necesitamos para hacer lo que Él nos ha llamado a hacer. Dios va a estar contigo, aunque todos los demás te abandonen.

PABLO// Bueno, hoy quiero pedirte que ores, para qué Dios provea de personas alrededor de ti que te sostendrán y te guardarán responsablemente. Sólo así, todos podrán caminar en la misma dirección y con los mismos motivos, Pablo dice, “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.” (2 de Timoteo 4:7,8)

MARTIN// Dios siempre estará ahí, Dios siempre va a aparecer. A veces podemos sentir que estamos solos, pero Dios está ahí con nosotros, Dios también está ahí para ayudarnos a cumplir nuestro propósito. Tengo qué hacer obedecer a mi cuerpo, tengo que despertarme muy temprano en la mañana para pasar tiempo con Dios, mi cuerpo va a preferir dormir, pero yo tengo que obligarme a despertarme porque dormir es algo que puedo hacer después. Para algunos es el mediodía otros lo hacen la tarde, pero yo sé que, si no lo hago en la madrugada, ya no voy a tener tiempo para estar con Dios, así que tengo que dominar mi carne y tengo que sacar tiempo para hacer esto.

PABLO// Chesterton dijo: “No es que la vida cristiana sea difícil, lo que sucede es que nadie ha intentado vivir la vida cristiana” Muchas veces ustedes empezaron la vida confiando en Cristo, luego se convirtieron en un seguidor de Él y entonces todo se volvió más complicado, y comprobaron que la Vida Cristiana no es fácil.

Hoy queremos animarle a regresar nuevamente a la carrera, como dijo Pablo, “he peleado la buena batalla, he terminado la carrera”. Es tiempo de terminar la carrera, si estás cerca de abandonar tu matrimonio no lo hagas, termina la carrera, sí piensas involucrarte en algo que no es correcto, no lo hagas, termina la carrera, si estás cerca para tomar una decisión egoísta, termina la carrera, sí estas cerca para firmar un convenio de negocios sucios no lo hagas y termina la carrera, no negocies con lo que el mundo te dice, “tómelo ahora y disfrútelo después”. No lo haga, disciplínese hoy a fin de tener algo importante para el mañana.

MARTIN// Pues hoy quiero animarte a que oramos juntos.

PABLO// Padre, estamos tan agradecidos, no sólo por tu amor sino por tu gracia y por tu misericordia, por haber enviado a Jesús para morir por nuestros pecados y te agradecemos tanto Señor por el Ministerio de tu palabra, por permitirnos vivir la vida de Pablo y aprender de su responsabilidad, su amor, su deseo de servir a otros, te pedimos que nos hagas parecernos a él, que seamos esta clase de hombres que vamos a luchar por llegar al final de nuestras vidas, no importa donde estemos hoy, no importa cuánto tiempo has estado lejos, no importa lo que hemos hecho mal. Te pedimos Padre, que podamos llegar a este punto donde deseamos terminar la carrera, cuando dejemos este mundo, que podamos hacerlo como Pablo, sabiendo que hemos dado todo, que no nos hemos reservado nada, que hemos guardado la fe. Queremos mirar hacia delante y extendernos hacia esa corona de Gloria que nos espera, Gracias Padre por todo esto oramos, por la próxima generación, oramos por que tengamos una vida que pueda ser de impacto a nuestros hijos, a nuestras esposas a nuestros nietos, que podamos tener el impacto para la iglesia, para los amigos, para otros miembros de la familia. Que todo lo que hagamos sea de bendición para otras personas. Gracias por tu gran amor en el nombre de Jesús amén.

MARTIN// Y bueno Ron, en la Batalla, la obediencia es algo muy difícil.

PABLO// Oh sí, y es muy cansado y a veces tenemos estos tiempos cuando la fuerza nos abandona y el mundo susurra a nuestro oído que realmente todo ésto no vale la pena, ¿Para qué tanto sacrificio? y hay momentos en donde solamente estamos muy agotados, y solamente decimos, Señor, ya no puedo hacer ésto, ya no tengo la energía.

MARTIN// Y Muchas veces pensamos que todo va a ser fácil y cuando entramos a la Vida Cristiana entendemos que en la batalla todo es muy complicado, a veces desearíamos ya no ser cristianos, y pensamos “ésto no es lo que me dijeron de ser cristiano”

PABLO//No conozco a nadie en las escrituras que nunca haya tenido problemas, Jesús les dijo a sus discípulos, “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad en mí, yo he venido al mundo.”  Dios nunca dijo que esto iba a ser fácil, pero dijo que realmente todo valdría la pena.

Esperamos que puedas escucharnos en nuestro próximo programa para poder conocer más sobre la preparación para esta batalla. Bendiciones.