¿La guerra de Afganistán tiene que ver, con lo descrito en el Apocalipsis?

¿Qué opina Usted de la guerra de Estados Unidos y sus aliados contra Afganistán? ¿Cree Usted que esto tiene que ver con lo que está escrito en el Apocalipsis cuando se menciona que el dragón escarlata persigue a la mujer encinta y ella se oculta en el desierto por un tiempo?

Bueno, como bien se ha dicho, en una guerra no hay vencedores ni vencidos. En una guerra todos pierden, por la gente que muere, por la gente que sufre graves heridas físicas y emocionales, por la gente que tiene que abandonar su territorio, por la cantidad de dinero que se gasta en armamento y por tantas otras cosas más. La guerra de Estados Unidos y sus aliados contra un grupo terrorista protegido por Afganistán, no es la excepción. Ahora bien, la pregunta suya es: ¿dónde ubicar este evento dentro del panorama profético que aparece en la Biblia? Usted ha pensado que a lo mejor tiene que ver con lo que está profetizado en Apocalipsis 12:1-6 donde dice: “Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento. También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días.” En una forma simbólica se ha representado el conflicto de siglos entre Satanás e Israel. La mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas, representa a Israel, nación de la cual proviene por el lado humano, el Cristo, por eso la mujer apareció encinta. El dragón escarlata con siete cabezas y diez cuernos y diademas sobre sus cabezas, representa a Satanás. La tercera parte de estrellas que el dragón arrastra con su cola representa a los ángeles caídos o demonios. El dragón está de pie frente a la mujer esperando que dé a luz, para arrebatar a su hijo. Esto representa el esfuerzo de Satanás para destruir a Cristo. El hijo nace y es protegido directamente por Dios, para ocupar el trono desde el cual regirá con vara de hierro a todas las naciones. Viéndose burlado, Satanás arremete contra Israel, representado por la mujer, quien huye al desierto para buscar protección. Satanás perseguirá a la nación de Israel, pero Israel saldrá librado por la intervención directa de Dios quien tiene un lugar preparado para proteger a Israel en el desierto. Todo esto acontecerá durante lo que en la Biblia se llama la Tribulación. Previa a la tribulación, la iglesia debe ser arrebatada. De manera que, la guerra de Estados Unidos y sus aliados en Afganistán no puede ser parte de lo profetizado en Apocalipsis 12 por cuanto todavía la humanidad no ha entrado en la tribulación. Esto lo sabemos porque la Iglesia todavía no ha sido arrebatada. Así que, la guerra de Estados Unidos y sus aliados en Afganistán es más bien parte de la violencia y desorden mundial que es típico del tiempo previo al arrebatamiento de la Iglesia. Note lo que dice Mateo 24:6-8 “Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes y hambres y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.”

Total
0
Shares
Previous Article

¿Es malo comer carne de res en la semana santa?

Next Article

Pensamiento Filosófico según el cual la muerte de Cristo fue un suicidio

Related Posts
close