Un buen Método de estudio Bíblico

Soy un cristiano recién convertido. Paso algunas horas en oración, pero se me hace difícil estudiar la Biblia porque no cuento con un método adecuado. ¿Me podrían sugerir alguno?

Le felicito por su sinceridad al compartir con nosotros su testimonio en el cual vemos su deseo de fortalecerse en el Señor por medio de la oración.

Entendemos también la frustración que experimentara al no poder comprender el significado de algunas partes de la Biblia. En parte, es posible que su dificultad para estudiar la Biblia radique en el hecho que Usted es nuevo en la fe.

Para ninguno de nosotros fue sencillo entender las verdades de la palabra del Señor cuando fuimos tiernos en la fe.

Por otro lado, también es cierto que para estudiar la Biblia se necesita de un método y eso es justamente lo que nos gustaría compartir con Usted. Antes de hablar de un método de estudio bíblico, es necesario indicar que a la par del método para estudiar la Biblia, se debe escoger una regla de interpretación bíblica.

La regla de interpretación bíblica correcta es la denominada Gramática-Histórico-Literal. Este sistema de interpretación bíblica se basa en tres premisas.

Es gramático en el sentido que se toma en cuenta la forma gramatical de las palabras usadas en el texto.

Si se trata de un verbo por ejemplo, es necesario tomar en cuenta como ha sido conjugado, es decir su tiempo, su modo y su voz.

Si se trata de un sustantivo es necesario tomar en cuenta el genero, el numero y el caso.

Es histórico en el sentido que el significado de las palabras debe entenderse dentro del contexto histórico de su uso.

Es literal en el sentido que cada palabra tiene su significado literal, es decir que no hay un significado mas profundo que aquel que la palabra quiere decir.

Habiendo escogido este sistema de interpretación, entonces podemos adoptar un método de estudio bíblico. El método sugerido tiene cuatro partes: Observación, interpretación, correlación y aplicación.

Supongamos que vamos a estudiar cierto pasaje bíblico. Lo primero que haríamos seria observar con detenimiento el pasaje bíblico en cuestión, identificando las palabras claves. En un papel deberíamos anotar los hechos observados. De seguro que el pasaje declarara algunas cosas que no son obvias a simple vista. Entonces deberíamos hacer preguntas del significado de ciertas declaraciones o ciertas palabras. Mientras mas observemos y mis hagamos preguntas sobre el significado del pasaje, mayor entendimiento del pasaje lograremos.

Después de la observación, haremos la interpretación. La interpretación tiene que ver con el entendimiento cabal de lo que el autor quiso decir en el pasaje. La interpretación es el resultado de la observación realizada al pasaje y de las respuestas a las preguntas formuladas durante la observación. No es siempre sencillo encontrar respuestas a las preguntas que se realizan en la observación, por ello es necesario la ayuda de un diccionario bíblico, donde encontraremos el significado de algunas palabras de uso bíblico con las cuales no estamos familiarizados.

Quizás sea útil también consultar un atlas bíblico para identificar donde estaban ubicados lugares geográficos importantes para nuestra interpretación. Una vez que en nuestras mentes entendamos lo que el autor quiso comunicar podemos estar en capacidad de formular una declaración en nuestras propias palabras acerca del significado del pasaje estudiado.

Después de observar e interpretar, debemos pasar a otra etapa del método de estudio bíblico. Es la correlación. La correlación tiene que ver con la relación que tiene nuestra recientemente encontrada interpretación con otras partes de la Biblia que tocan el mismo asunto. Recordemos que la Biblia es un texto sin contradicciones en ninguna de sus partes. Nuestra interpretación debería ampliar cierto asunto sin contradecir otros pasajes bíblicos que traten el mismo asunto. Durante este paso del método de estudio bíblico, será muy útil contar con la ayuda de una concordancia bíblica. La concordancia bíblica nos da un listado en orden alfabético de las palabras utilizadas en la Biblia.

Después de observar, interpretar y correlacionar viene la aplicación. La aplicación tiene que ver con la manera como el pasaje interpretado afecta nuestras vidas. Esta es la parte práctica del estudio bíblico. Cada verdad bíblica debe estar orientada a afectar de alguna manera nuestras vidas. Lo que hemos estudiado quizás toco algo sobre un pecado que hemos estado practicando y debemos dejarlo, o de una promesa que debemos apropiarnos o una verdad que debamos conocer acerca de Dios, o de su Hijo o del Espíritu Santo o de la iglesia, etc.

En la aplicación debemos hacernos una pregunta; ¿Cómo me afecta personalmente el pasaje estudiado? La respuesta debe ser algo personal. Supongamos que el pasaje estudiado tenga que ver con el pecado de la mentira. Si el estudiante de la Biblia estuviera practicando este pecado, su aplicación podría ser algo como esto: La mentira es un pecado, de hoy en adelante no voy a mentir a mi jefe cuando tonga que explicarle por que llegue tarde al trabajo.

Evitemos aplicaciones generales, que normalmente no nos motivan a cambiar nuestra conducta. Así que, le animo a comenzar a estudiar la Biblia utilizando este método. El Señor Jesucristo dijo en Juan 5:39: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mi”.

Si queremos conocer a Cristo, debemos escudriñar las Escrituras, esto significa indagar la Biblia con diligencia.

Total
0
Shares
Previous Article

Hay alguna esperanza para los homosexuales

Next Article

Que debo hacer cuando me atacan pensamientos pecaminosos y me siento culpable

Related Posts

Apocalipsis 11:1-14

Explíqueme Apocalipsis capítulo 11, en lo que respecta a los dos testigos. ¿Quiénes son los dos testigos? Usted…
close