Un verdadero creyente tiene que hablar en lenguas para tenerle sello del Espíritu Santo

¿Es verdad que un verdadero creyente obligatoriamente tiene que hablar en lenguas angélicas para tener el sello del Espíritu Santo?

Tratemos de definir algunos términos o expresiones que nos ayudarán a entender mejor este asunto:

Primero. Un verdadero creyente, es la persona que ha recibido a Cristo como Salvador y entre muchas cosas que posee, está el Espíritu Santo quien mora en su cuerpo. Hablando de este tipo de personas, note lo que dice 1 Corintios 6:19 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?”

Los sujetos de esta declaración son todos los creyentes en general, sin distinción de su nivel de madurez espiritual. Tan pronto una persona recibe a Cristo como Salvador es morada del Espíritu Santo.

Segundo. Existe un solo texto en la Biblia donde se habla de lenguas angélicas. Se halla en 1 Corintios 13:1 donde dice: “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.”

Pablo está hablando en un sentido hipotético para ilustrar su punto. Usa lo que se llama un lenguaje hiperbólico. Lo que está diciendo es: si yo hablase, note hablase, todos los idiomas que habla la gente en este mundo y aun el idioma que usan los ángeles para comunicarse entre ellos, pero no tengo amor, vengo a ser como un pedazo de metal que produce ruido cuando es golpeado o como un platillo que hace ruido. La Biblia no exhorta en ningún lugar a que los creyentes hablen el supuesto idioma que hablan los ángeles.

Tercero. En cuanto al sello del Espíritu Santo, leamos 2 Corintios 1:22 donde dice: “el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.”

Cuando este texto dice: el cual, se está refiriendo a Dios. De este texto se desprende que es Dios quien sella al creyente.

Veamos ahora qué o quien es el sello. Para eso leamos Efesios 1:13 donde dice: “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”

Este texto está hablando de creyentes, pues dice que están en Cristo, que oyeron la palabra de verdad, el evangelio de la salvación y creyeron en ese evangelio. En consecuencia, Dios, como dijimos antes, les ha sellado. ¿Con qué? Pues con el Espíritu Santo de la promesa. El sello es entonces la persona del Espíritu Santo morando en la vida del creyente. ¿Qué propósito tiene ese sello? Bueno, leamos Efesios 1:14 donde dice: “que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.”

El sello indica autenticidad, somos verdaderos hijos de Dios, no falsificados. También indica pertenencia. Somos de propiedad de Dios. También indica seguridad. El Espíritu Santo es las arras o la garantía de que Dios va a cumplir en nosotros todo lo que nos ha prometido.

En esencia entonces, todos los creyentes tenemos el Espíritu Santo y por tanto, todos los creyentes hemos sido sellados con el Espíritu Santo independientemente de si somos tiernos o maduros en la fe.

Muy bien. Su consulta decía ¿Es verdad que un creyente necesita hablar en lenguas angélicas para ser sellado con el Espíritu Santo? Por lo que hemos señalado, sabemos que no es verdad, porque todos los creyentes somos sellados con el Espíritu Santo, sin embargo, la Biblia no demanda, ni siquiera insinúa que los creyentes debamos hablar lo que se ha llamado lenguas angélicas.

Incidentalmente, el don de lenguas o la capacidad dada por Dios a algunos creyentes mediante el Espíritu Santo, para hablar un idioma que nunca antes han aprendido, es algo que no poseemos todos los creyentes.

Hablando de los dones espirituales, el apóstol Pablo hace una serie de preguntas retóricas que obligan a una respuesta negativa. Mire lo que dijo. Leo en 1 Corintios 12:29-30 donde dice: “¿Son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Todos maestros? ¿Hacen todos milagros? ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos?”

La respuesta a todas estas preguntas es negativa, porque justamente eso es lo que está intentando demostrar el apóstol Pablo. Entonces no todos hablan lenguas, sin embargo, como ha quedado demostrado, todos creyente ha sido sellado con el Espíritu Santo.

Total
0
Shares
Previous Article

El saber 2,3,4 o mas idiomas es señal que tengo el don de lenguas

Next Article

Porque Pablo pidió a las corintios

Related Posts

¿Qué es el limbo?

Para la religión católico romana, el limbo era el lugar donde iban a residir las almas que, habiendo…

Llenura del Espíritu Santo

“¿Qué significa ser lleno del Espíritu Santo?”. La clave para una adecuada definición de lo que es ser…

Fiestas religiosas

¿Qué son las fiestas religiosas? ¿Qué fiestas religiosas celebran los cristianos evangélicos y por qué? Las fiestas religiosas…
close