¿Qué es la unción?

¿Qué es la unción? ¿Es apropiado hablar de que alguien ha cantado o ha predicado o ha hecho alguna otra cosa con unción?. 

¿Qué es la unción? Hoy en día se piensa que la unción es una experiencia sobrenatural que la viven algunos creyentes privilegiados por medio de la cual pueden hacer todo tipo de obras milagrosas. pero un examen minucioso de lo que es la unción bíblicamente hablando mostrará algo totalmente diferente. La palabra unción es la traducción de la palabra griega “crisma” que significa ungüento. Hace referencia al ungüento con el cual se ungía a los profetas, sacerdotes y reyes del Antiguo Testamento y se preparaba a base de aceite y hierbas aromáticas. El aceite simboliza al Espíritu Santo que estaba sobre estos profetas, sacerdotes y reyes, capacitándolos para el Ministerio que tenían que realizar. Este ungimiento era el privilegio de unos pocos escogidos únicamente. pero vino Cristo y cambió esto. Cristo fue ungido en su bautismo en agua, no con aceite, el símbolo del Espíritu Santo, sino con el mismo Espíritu Santo.

Hechos 10:38, hablando de Cristo dice: “cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo porque Dios estaba con él.”

La Biblia declara que a partir de la muerte, y resurrección de Cristo, los ungidos no son solo los profetas, sacerdotes y reyes sino todos y cada uno de los creyentes.

Note lo que dice 1 Corintios 1:21-22 “Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios, el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.”

Aquí vemos que ha sido Dios quien ha ungido a todo creyente. El ungüento con el cual Dios ha ungido a todo creyente es el Espíritu Santo. Es decir, que la unción es un hecho real en todo creyente. Ningún creyente debe buscar la unción, porque ya la tiene.

Note lo que dice 1 Juan 2:20 “pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas”.

Juan se está refiriendo a creyentes como Usted y como yo, y está diciendo que tenemos por siempre, eternamente, la unción del Santo. ¿Qué es esta unción del Santo? pues la presencia gloriosa del Espíritu Santo en nuestras vidas. En ningún lugar del Nuevo Testamento Usted encontrará la más mínima insinuación a que los creyentes busquen la unción. ¿por qué será? La respuesta es obvia. porque todos los creyentes verdaderos tenemos la unción desde el momento que recibimos a Cristo como Salvador. Hoy en día no hace falta exhortar a los creyentes que busquen la unción, porque los creyentes ya la tienen. Lo que sí hace mucha falta, es exhortar a los creyentes a que escudriñen la palabra de Dios y obedezcan lo que dice la palabra de Dios para que la unción que ya tienen se manifieste en ellos por medio de una vida llena del Espíritu Santo, por medio de una vida que muestre el carácter de Cristo. La gente, y dentro de ello muchos creyentes, está fascinada por codearse con lo sobrenatural, está desesperada por ver milagros señales y prodigios, y más fascinada aún por hacer milagros, señales y prodigios, y se les ha hecho creer que cuando reciban la unción van a poder realizar todas estas cosas. por eso buscan con afán la unción, cuando no saben que ya la tienen.

La falla también tiene que ver con pensar que la unción es sinónimo de poder para hacer milagros, señales y prodigios. La unción en el creyente no tiene ese propósito. La unción en el creyente le sirve para dos cosas fundamentales. La primera se encuentra en Juan 14:26 donde dice: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”. La unción nos ha sido dada para poder entender y aprender lo que Dios nos ha dicho en su palabra. Sin la presencia del Espíritu Santo en la vida de una persona es imposible entender y aprender lo que se encuentra en la Biblia. En segundo lugar, la unción ha sido dada a todos los creyentes para que no se dejen engañar de los falsos maestros. 1 Juan 2:26-27 dice: “Os he escrito esto sobre los que os engañan. pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.”

Los falsos maestros son expertos en engañar a la gente, aún a los creyentes. Si no fuera por la presencia del Espíritu Santo en la vida de los creyentes verdaderos, éstos serian fácilmente arrastrados en el error. pero la unción o la presencia del Espíritu Santo en el verdadero creyente le enseña lo que es verdadero para que el creyente no tropiece. La gente dice: Así como cuando Jesús fue ungido con el Espíritu Santo y anduvo sanando, resucitando muertos, haciendo milagros, etc. Entonces los creyentes afortunados que hallan la unción también harán todas las cosas que Jesús hizo. pero esto no es así. Cuando el Nuevo Testamento declara que Jesús fue ungido con el Espíritu Santo y salió e hizo señales prodigios y milagros, lo que está diciendo es que todo lo que hizo y dijo Jesús durante su ministerio en la tierra fue en el poder y en total dependencia del Espíritu Santo. Si el Nuevo Testamento diera a entender que los creyentes ungidos o que tienen la unción están en capacidad de hacer lo mismo que hizo Jesús, entonces sería de esperarse que todos los creyentes también levanten muertos, den de comer a multitudes partiendo de pocos panes y peces, hagan calmar tempestades en el mar, sanen a los paralíticos, mueran crucificados, resuciten al tercer día, y asciendan al cielo. Todo lo cual es absurdo, por decir lo menos.

¿Es propio decir que tal o cual persona ha hecho algo con unción. Bueno, todo creyente tiene la unción, es decir que todo creyente, hace todo con unción. pero yo entiendo que cuando la gente dice que alguien hizo algo con unción está dando a entender que lo hizo de una manera excelente para dar gloria a Dios. Sería mejor entonces decir eso, para evitar un mal uso de lo que la unción significa bíblicamente.

Total
1
Shares
Previous Article

Raza negra

Next Article

Inmortalidad del alma

Related Posts
close